¿Qué es el acoso laboral o mobbing?

Acoso laboral

La RAE lo define cómo la práctica ejercida en las relaciones personales en el ámbito laboral, consistente en trato vejatorio y descalificador, con diferentes niveles de presión, hacia una persona con el fin de desestabilizarla psíquicamente.

Fue el psicólogo Dr. Heinz Leymann que estudió en la década de los ochenta sus efectos psicosomáticos traumáticos en los trabajadores acosados, el primero que acuñó el término mobbing o acoso moral en el trabajo.

En castellano se habla de acoso moral, aunque esta traducción no está exenta de polémica, ya que se piensa que la palabra moral no refleja con exactitud el significado del francés, pudiendo confundirse con «estar bajo o alto de moral» de ahí que estudiosos españoles, entre ellos Iñaki Piñuel y J. L. González de Riviera, prefieran denominarlo «acoso psicológico»..

  • El acoso moral en el trabajo atenta contra la dignidad e integridad de cada persona.
  • Conculca sus derechos, deteriorando su equilibrio psíquico.
  • Persigue que la víctima abandone el puesto de trabajo.
  • La psiquiatra M. France de Hirigoyen considera que los casos más graves de acoso pueden acabar con el suicidio de la víctima, por ello los califica de psicoterrorismo.
  • Considera también que el acoso es un asesinato psíquico, ya que permite al acosador desembarazarse de la víctima.
  • En algunas universidades de EE.UU. ya se contempla el estudio de la victimología como una parte de la criminología.

Todas estas conclusiones nos dan una idea cercana de la gravedad de este fenómeno que se produce en el ámbito laboral de muchas organizaciones.

¿Cómo identificar que estoy sufriendo mobbing?

Mobbing
  • Se producen miradas reiteradas y constantes.
  • Se reciben palabras ofensivas.
  • Se sufren difamaciones.
  • Se produce destrucción u ocultación de documentos de trabajo.
  • Se reciben órdenes contradictorias.
  • En ocasiones se puede sufrir agresiones físicas.

Las consecuencias producidas sobre la víctima son las siguientes:

  • Pérdida de confianza en uno mismo y en los demás.
  • Inseguridad, irritabilidad, cambios de personalidad.
  • Culpabilidad y somatización del conflicto.
  • Ansiedad y depresión, que en algunos casos producirá bajas laborales constantes.
  • El final habitual de una situación de acoso moral en el trabajo es la salida de la víctima de la empresa u organización para la que trabaja, ya sea de forma voluntaria o forzosa.
  • En algunas ocasiones nunca llega a recuperar su capacidad laboral.

Perfiles de víctima y acosador

Víctima:

  • Profesionalmente competente.
  • Creativo. Bien valorado.
  • Responsable, honesto y alto sentido de la justicia.
  • Exceso de ingenuidad y buena fe.
  • Posible situación de vulnerabilidad.

La situación de acoso continuado puede producir en la víctima un aumento de conflictividad con su propia familia, retraimiento con las amistades y abandono de éstas por falta de comprensión de su problema y estigmatización social en su sector profesional.

Acosador:

  • Persona insegura.
  • Poco competente.
  • Baja autoestima, que exige admiración constante de los demás.
  • Gran deseo de poder.
  • Suele poseer alguna de las siguientes connotaciones psicológicas: Perversión narcisista, tendencias paranoides, ausencia de empatía y desorden emocional.

Recuerda...

«Continuado y deliberado maltrato verbal o modal que recibe un trabajador por otro u otros que se comportan con él de manera cruel y que atenta contra el derecho fundamental de todo ser humano a la dignidad y a la integridad física y psicológica».

Acoso laboral en la red

El acoso laboral o mobbing no discrimina entre ambos sexos. Según el estudio publicado por el Workplace Bullying Institut de Estados Unidos:

  • El 40% de los acosadores son mujeres que acosan a otras mujeres en un 70% y sólo un 30% a hombres.
  • Los hombres acosadores lo hacen por igual a hombres y mujeres.
  • El 37% de los trabajadores estadounidenses considera haber sido acosado.

No todos los casos de acoso son de superiores jerárquicos a subalternos (2 de cada 3 casos). Un porcentaje entre el 15-20% de éstos son producidos por los propios compañeros y un 9% es el sufrido por los jefes y responsables de empresa por parte de sus subordinados.

El acoso moral en el trabajo podría desembocar en una enfermedad derivada del trabajo.